miércoles, 20 de noviembre de 2013

ENCUENTRO CON BEGOÑA ORO, "LA ESCRITORA CASERA"


       El pasado jueves 7 de noviembre después del recreo, tuvimos la visita de Begoña Oro, autora de Pomelo y limón. Los de segundo curso del instituto estábamos en el salón de actos impacientes por verla. La recibimos con un fuerte aplauso de bienvenida. El vídeo de la actividad lo podéis ver al pinchar aquí. Ante la propuesta de participar en la publicación de este artículo en nuestra revista, la aceptación ha sido inmediata, así que se han seleccionado los comentarios más destacados que podéis leer a continuación:
   
     “Pensé que la charla iba a ser aburrida, pero no, al revés, atendí ­ mucho y no se me hizo pesada para nada. La escritora era simpática y muy divertida. Lo que más me gustó fue cuando contó lo de su hijo con el peluche, fue muy bonito. Lo que más me llamó la atención fue que se pusiera un delantal para escribir, porque así se inspiraba mejor. Además, nos contó cosas de su vida, como que su padre quería que se dedicara a otra profesión y no a ser escritora. Sin embargo, ella luchó por su sueño y ahora es una gran escritora, Begoña Oro no tiró la toalla”. (Sheila Fernández 2ºE)

      Su visita me impresionó. La verdad es que no aparté ni un momento la vista de ella, atendiendo a todo lo que nos decía. Después, ella sacó a tres personas para explicar cómo empieza ella a hacer una novela, y al igual que todos los escritores, es por los personajes. Entonces llamó a tres compañeros y yo fui una de ellos, a mí me tocó hacer de nudo. Fue muy divertido y me sentí alguien importante al estar allí a su lado en ese momento. A continuación, nos leyó una carta que ella había escrito cuando viajó con su hijo en AVE. Esta parte fue la que más me gustó. Me encantó cómo se expresaba para escribir una cosa que había pasado en menos de dos minutos. ¡Fue genial! También te diría qué fue lo que menos me gustó, pero es que no sé…, porque me gustó todo lo que dijo e hizo. (Andrea Fernández 2ºE)                                                

       “Yo pensé que hablaría sólo del libro, pero me equivoqué. Fue increíble, parecía que nos conocía desde siempre. Y no estaba nada nerviosa. Lo que más me llamó la atención fue su ''uniforme'' de escritora. Era un delantal florido y con dibujitos de pájaros. También me acuerdo que sacó a tres personas, entre ellas yo, para explicar la trama del libro. Al final, nos firmó un autógrafo a los presentes”. (Ruth Salvatierra 2ºE)

     “A mí, sinceramente, me gustó. Porque supo manejar a todas aquellas personas que estábamos allí y consiguió, también, responder a todas las preguntas y dudas y, sobre todo, no nos aburrimos. También me gustó cómo explicó el proceso de creación de su libro con el movimiento cruzado de los tres compañeros que simbolizaron el planteamiento, el nudo y el desenlace. Además, me encantó esa pequeña historia que contó sobre su hijo, y cómo se fijaba en pequeños detalles de la realidad en la que vivimos para, después, incluirlas en sus novelas”. (Elia Miragaya 2ºE)
      Ella fue muy simpática, amable y creo que explicó muy bien las cosas. Lo que más me ha gustado fue su forma de hablar. También su delantal me llamó mucho la atención, porque es muy raro que una autora lo lleve para escribir. Además, me encantó cuando salieron los compañeros porque lo explicó tan bien que no tuve palabras para decirlo. Yo fui uno de ellos, cuando me sacó para explicar el contenido del libro sentí mucha vergüenza, me puse rojo como un tomate”.  (Fran Antequera, 2ºE)
      “Explicó cómo se inspiraba, con qué escribía, lo que ella quería ser de pequeña, y además explicó más o menos de qué se trata Pomelo y limón, su novela. También nos dijo que ya ha hecho otra novela que se titula Croquetas y whatsapps y que por Pomelo y limón le dieron un premio. (Beatriz Cruza 2ºE) 

Me sorprendió todas las cosas que trajo, como su delantal de flores, que es con el que escribe, o el cuento del niño y el pato, o su carpeta de flores. Me pareció muy original cuando sacó a tres compañeros y los puso de manera que uno era el principio, otro el nudo y el último el desenlace. El principio y el nudo iban dando pasos hasta encontrarse y llegar al desenlace. Me ha parecido una gran experiencia. (Andrea Domínguez 2ºE)



Autores: alumnas y alumnos de 2ºE
y la profesora de Lengua Castellana y Literatura, Elena Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario