miércoles, 20 de noviembre de 2013

POEMA

APOLO EN LA TIERRA
  
Habías escogido el camino de la belleza.
Dios de la poesía y de la música.

Presides este bosque al que acudo a diario,
verdadero jardín de setos diagonales,
salpicado de fuentes.

Te perfilas por el vértice del ramaje,
y la densa sombra que te envuelve,
vela tu intimidad,
y te libera de los ingratos impactos de los hombres.

Tu porte es majestuoso sobre este pedestal,
y tu capa, levísima,
cubre a medias tu hermosa desnudez.

Sobrevuelas lo vulgar, lo fácil y hasta lo cotidiano.
Reinas en el mundo de los inspirados:
El único sobre el que es hermoso reinar.

Tus cabellos, levemente trenzados,
flotan en el dorado de la tarde,
y tu rostro, esculpido,
se te vuelve más delicado allá por las mejillas.

Tus ojos se tornan del color de la miel
insertos en órbitas de perfiles cortados
que sueñan con la vida.

Tus delicadas manos me sugieren
lo fácil que será tu caricia.

Por el camino del Arte me enseñas la emoción.
…Y en el silencio de la tarde,
te pido
que me hagas inmortal la palabra.



Francisco Jesús Escudero Raya, profesor de Lengua Castellana y Literatura

No hay comentarios:

Publicar un comentario