martes, 22 de diciembre de 2015

VACACIONES.


¡Ya está aquí! La Navidad comienza a inundar todo lo que nos rodea: las calles, nuestras casas, la decoración... ¡Incluso nuestro humor! Esta época nos gusta a todos, nos reunimos con nuestras familias, nos divertimos… Es para mí uno de los mejores momentos del año.

Pronto llega un nuevo año, dejamos atrás el 2015. Para el año que se asoma, el 2016, nos hemos propuesto todo tipo de metas. Lo primero de todo es dejar todo lo malo que haya pasado en este 2015 y no llevárnoslo al año que no espera. 

La Navidad la podemos celebrar de diferentes maneras. Podemos ver películas navideñas, cantar villancicos… Para mí una buena idea es ver una gran película. Una muy divertida para ver en familia es Solo en Casa. Tal vez la conozcan, es una película estadounidense de 1990, dirigida por Chris Columbus. Aunque es un poco antigua nunca está pasada de moda.

Argumento y tráiler: Kevin McAllister es un niño de ocho años, miembro de una familia numerosa, que accidentalmente se queda abandonado en su casa cuando toda la familia se marcha a pasar las vacaciones de Navidad a Francia. Kevin aprende a valerse por sí mismo e incluso a protegerse de Harry y Marv, dos ladrones que se proponen asaltar todas las casas cerradas de su vecindario. En cuanto su madre lo echa en falta, regresa apresuradamente a Chicago para recuperar a su hijo.

Elia Miragaya y Laura Maura Ruiz, 4ºC

LA CRISIS HUMANITARIA SIRIA.



En estos últimos meses hemos visto imágenes deplorables como un niño refugiado sirio muerto en la arena de una playa turca una periodista húngara arrollando con una zancadilla a un padre con su hijo, o cómo Dinamarca cerraba los trenes para que no llegaran a su tierra los refugiados. Esta situación demuestra una falta de memoria histórica de todos los pueblos europeos, incluso el danés, que fue ocupado por los nazis (de abril de 1940 a mayo de 1945) y expulsó a miles de refugiados, también pone de relieve el lado más oscuro del ser humano, la falta de humanidad.

Hace un par de meses, Angela Merkel le respondía a una niña palestina que en Alemania no podían acoger a todos los refugiados, ahora parece que han entrado en la carrera de haber quién es más “humano” y quién acepta más refugiados. De momento, todo apunta que Alemania recibirá 31.443, Francia 24.031 y España 14.931.

Pero mientras ahora todos quieren mostrar su solidaridad, cabe destacar que en este mes de junio, los Jefes de Estado de la Unión Europea aprobaron sus grandes medidas estrella para abordar la situación de los inmigrantes que llegaban por mar desde Libia. Uno, romper los barcos en los que venían los inmigrantes para que no se puedan volver a utilizar; y dos, reforzar las fronteras marítimas con Libia para evitar que salgan. Claro está, si no salen, no navegan, no se pueden hundir y no se ven como mueren.

La situación, por eso, es tan desesperante que siguen llegando, que no se puede controlar, que vienen en condiciones límites y vienen, principalmente, de Siria, un país en el que antes del 2011, pese a haber una dictadura, la gente no marchaba, al menos en masa, como ahora. Podemos comparar esta situación con la Segunda Guerra Mundial: en lo que va de año, 350.000 personas han cruzado el Mediterráneo, de ellas 107.000 solo en julio. El conflicto, no solo en Siria sino también en Libia, ha propiciado esta salida masiva de refugiados. Desde que una coalición internacional intervino en Libia para acabar con el dictador Muamar Gadafi, que gobernó durante cuarenta años con mano de hierro, el país es considerado un estado fallido. La falta de control de sus fronteras ha comportado que se convierta en el enclave esencial por donde huyen los refugiados.

Y Siria, un conflicto que por segundos se va complicando más con la presencia del Estado Islámico y de combatientes extranjeros, necesita una respuesta. A principios del conflicto, el gran enemigo a abatir era el presidente del país, Bachar al Asad. Según casi todos los medios internacionales occidentales, un dictador que masacraba a su población.

Pero en el mundo árabe sigue habiendo una pelea entre chíitas y sunitas, dos corrientes dentro del Islam. Al Asad, igual que Irán, son chiitas. Sion embargo la mayoría de los musulmanes, alrededor del 90% son sunitas, como los grupos yihadistas de Al-Qaeda o Estado Islámico.

Por eso, ahora los enemigos de antes, Irán y Siria, son los nuevos amigos, porque son los aliados imprescindibles para terminar con estos grupos yihadistas. Así es como los enemigos se convierten en amigos, cuando ambos tienen un enemigo común que supone una amenaza más fuerte: en este caso los grupos yihadistas armados, especialmente, el Estado Islámico que se expande sin prisa, pero sin pausa por Siria e Irak.

¿Cómo ayudar a los sirios? Nuestros políticos deben dejar de lado su campaña electoral permanente para que hagan medidas humanas, pensando en estas personas, no en los votos que van a cosechar si ayudan a un refugiado. A veces, las acciones que más ayudan son las que no se ven o que necesariamente no salen en la gran pantalla, pero los que nos gobiernan parece que no lo saben. 

Enrique Akram Sicilia Amrani, 2ºbach-A

lunes, 21 de diciembre de 2015

DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS.

El pasado día 10 de diciembre se celebró la Declaración Universal de los Derechos Humanos, hecho que tiene su origen, encabezado por las Naciones Unidas, en el año 1948. Sin embargo, a pesar de que esta declaración se encuentra vigente hoy día, realmente no es cumplida por nuestra sociedad y, sobre todo, por parte de aquellos que tienen poder.


¿Cuántas personas fallecen día a día a causa de las guerras, las cuales están motivadas por la ambición y el egoísmo de los gobernantes? Y como siempre, la población civil, la inocente, la que está en contra de los conflictos bélicos... es la afectada. Digo yo, respecto a los soldados y militares: ¿vale la pena verdaderamente arriesgar sus vidas por los intereses particulares de una minoría manipuladora? Porque estoy segura de que no.

¿Cuántas personas fallecen porque no poseen el suficiente dinero para permitirse tratamientos con el objetivo de curar sus enfermedades? ¿Y qué me decís de la muerte de miles de niños al día por la carencia de medicamentos tan básicos como un antibiótico o una vacuna?


¿Cómo es posible hablar de igualdad en la realidad actual, cuando existen personas que están muriendo de hambre mientras la mayoría observamos dicha desgracia desde el sofá de nuestros hogares? ¿Cómo es posible hablar de igualdad cuando una gran parte de la población española tiene problemas para llegar a fin de mes, mientras que la minoría restante posee dinero para dar y regalar, e incluso obtienen más acudiendo al uso del robo? ¿Cómo es posible hablar de igualdad cuando aún existe el machismo, la violencia de género, el proxenetismo, el racismo, la xenofobia, la homofobia, la transfobia, la esclavitud...? ¿Cómo es posible hablar de igualdad cuando hay personas que miran hacia otro lado ante estas desigualdades, con tal de mantener su estado de bienestar? 


¿No es cierto que millones de trabajadores españoles se encuentran en paro? ¿No es cierto que a causa de la ausencia de este derecho universal, hay miles de personas en la total indigencia, sin un plato de comida, sin un techo bajo el que cobijarse? Entonces, ¿cómo se puede defender la existencia actual del derecho al trabajo?

Desgraciadamente, aunque sólo me haya centrado en solo tres derechos, son muchos más los que se incumplen, como el derecho a la libertad, a la dignidad, a la protección... En definitiva, ¿es esta cruda realidad la que queremos seguir viviendo, la que deseamos para nuestras generaciones venideras?

Marta Jiménez Cámara 2ºBach- A

viernes, 11 de diciembre de 2015

DÍA DE LA CONSTITUCIÓN.

Como cada año, la comunidad educativa del IES MEDITERRÁNEO ha celebrado el aniversario de la Constitución Española, que cumple 37 años desde su aprobación en referéndum el 6 de diciembre de 1978. Entre otras actividades se han leído artículos en clase y se ha debatido sobre el cumplimiento de dichos artículos en la sociedad actual en la que vivimos. Pero sin lugar a dudas, lo que más llama la atención este año al entrar al centro es el mural que hemos montado entre todos alusivo a la Constitución. En él han participado alumnos de todos los niveles, desde 1º de la ESO, FPB hasta los mayores de 2º de bachiller.


Para su elaboración hemos utilizado "las manos" del alumnado. Aparecen entrelazadas para representar la unión e interrelación de todos los que vivimos en España. Aunque predominan los colores de nuestra bandera, identificamos otros alusivos a la diversidad cultural del Estado Español. El proceso se inició la semana anterior en la que los alumnos calcaron sus propias manos sobre cartulinas de colores, y recortaron una a una hasta contar con el número necesario para formar el mapa.


miércoles, 9 de diciembre de 2015

DÍA MUNDIAL DE LA DISCAPACIDAD.

Nada es imposible.


Durante los últimos 15 años, el Día Internacional de las Personas con Discapacidad ha servido para promover la comprensión de temas relacionados con la discapacidad y para generar medidas que contribuyan a la dignidad, los derechos y el bienestar de estas personas. 

Este año el Día Internacional está dedicado al derecho de las personas con discapacidad a tener un trabajo decente, en condiciones de igualdad con los demás. Razón por la cual he decidido dedicar este artículo enteramente al profesor, conferenciante, escritor y actor malagueño Pablo Pineda.

Pablo es uno de los mejores representantes en cuanto a superación personal se refiere; es diplomado en Magisterio y fue la primera persona con síndrome de Down en Europa en terminar una carrera universitaria. Actualmente trabaja para la Fundación Adecco, donde imparte charlas de formación para sensibilizar a las empresas en cuanto al contrato de personas con discapacidad se refiere.

Uno de los secretos de su éxito ha sido, según sus palabras, el apoyo de su profesorado; todavía se acuerda de aquel profesor que cuando tenía siete años le dio la noticia. "Me dijo que tenía síndrome de Down y que si sabía lo que era. Yo le dije que sí, pero no tenía ni idea. Y le pregunté: ¿Soy tonto? Pero él me contestó que no y que podía seguir estudiando. No me di cuenta de lo que supuso hasta muchos años después".

Por otro lado, siempre tuvo a una familia que le apoyaba sin sobreprotegerlo “Me dejaron ser autónomo. Me enseñaban, me estimulaban y me exigían al máximo. Siempre confiaron en mí y en mis posibilidades. Ahora pasa lo contrario y hay un control excesivo sobre los niños. Creo que es bueno que vayan solos y se espabilen".

Cabe destacar uno de sus hándicaps, y es que a pesar de que estudió Magisterio no puede ejercer de profesor “Muchos padres no aceptarían que les dieran clase a sus hijos una persona con síndrome de Down”, comenta.

A pesar de las dificultades que pueda vivir, su forma de afrontarlas es con una sonrisa y un deje de esperanza en el futuro, “Una sociedad con mejores valores, en la que la diferencia sea vista como un valor y no como un problema o defecto”. Unas palabras que no hacen sino repetirnos ideas como las de la integración social o la igualdad, factores importantes que garantizarán que toda la ciudadanía pueda afrontar sus propios desafíos personales, sean cuales sean. 



Noelia Beltrán, 2ºbach A