jueves, 15 de diciembre de 2016

INTERCAMBIO A MARSELLA.

Los alumnos de la clase de 4ºA emprendimos nuestro viaje el día 4 hasta el 14 de noviembre de 2016 para realizar un intercambio escolar con el instituto Saint-Charles de Marsella, pero el viaje realmente había empezado antes, ya que todo el mundo no paraba de hablar sobre este tema, estábamos todos bastante impacientes por llegar.

El primer día, después de viajar en avión llegamos todos a la estación de autobuses de Marsella donde vimos por primera vez a nuestros correspondants y nos fuimos con nuestras respectivas familias. El sábado fuimos a visitar el emblemático Vieux Port, para más tarde “faire un tour” en una especie de tren turístico por la ciudad hasta llegar a Notre-Dame de la Garde donde se podía disfrutar de unas vistas increíbles de toda Marsella. Todo ocurrió por la tarde, ya que teníamos la mañana libre, al igual que el domingo cuando estuvimos en familia o algunos correspondants quedaron para salir.


Empezamos la semana y fuimos a conocer el Lycée Saint Charles, en el que primero nos recibieron con un desayuno en el comedor-escolar. También vimos la película del Conde de Montecristo, tema que trabajaríamos durante las clases y durante la estancia en la ciudad. Posteriormente nos dieron una clase sobre este tema.

Al día siguiente, visitamos una ciudad llamada Aix-en-Provence, donde realizamos una visita turística por la ciudad, pudimos observar muchas fuentes, por eso la ciudad se llama Aix, de “aqua” en latín, la verdad que muy bonitas y peculiares todas. Más tarde nos dirigimos a Salerne en bus para conocer el museo de creación de tomettes. Ya el miércoles, tuvimos una clase de matemáticas, en concreto de geometría a propósito del hexágono, ¡claro! y después un taller en el que realizamos tomettes de cartón, en mi opinión una actividad bastante entretenida. Para terminar la jornada, leímos un fragmento del Conde de Montecristo, delante de todo los alumnos franceses y españoles, que la profesora grabó en su cámara y que fue bastante difícil. Por la tarde tuvimos tarde libre. También fuimos a MUCEM el día posterior, donde asistimos y participamos en una explicación de la historia de forma teatralizada bastante divertida, después de esto paseamos por las antiguas calles de Marsella en el Panier, el barrio más antiguo de Marsella.

El 11 de noviembre era fiesta en Francia, se conmemora el final de la 1º Guerra Mundial, por lo que no fuimos al instituto, así que tuvimos día libre en el que cada uno tuvo actividades con su correspondant. El sábado 12 fuimos al museo de historia de Marsella, situado en un centro comercial, en el que recibimos explicaciones sobre distintas épocas de la historia con un audio-guide, me pareció bastante interesante y peculiar. Este día tuvimos fiesta en casa de Rachel, mi correspondante, a la que fuimos todos los alumnos del intercambio y lo pasamos muy bien. Y ya llegó el domingo, la verdad es que se me pasó bastante rápido y este día tuvimos día libre también.

Últimas horas allí en Marsella, es decir, lunes 14 de noviembre, fuimos al instituto y participamos en actividades deportivas organizadas por los profes del centro, en concreto baloncesto, ping pong y badminton. Por la tarde, nos reunimos en la estación de bus y todo el mundo estaba bastante triste y emocionado debido a que nos habíamos cogido mucho cariño en muy poco tiempo, la parte buena de la situación era que pronto nos vamos a volver a ver, en Marzo. Nos montamos en el bus y terminamos nuestro viaje a Marsella.


Desde mi punto de vista, ha sido una experiencia muy positiva ya que aparte de mejorar una lengua extranjera también hemos hecho una gran cantidad de buenos amigos.

Antonio Checa Rosales, 4ºA